dijous, 25 de gener de 2018

Humanos como PJ en Kobold el juego de rol

En la entrada anterior no (que fue la portada del juego obra de Jagoba Lekuona), en la otra, presenté a las etnias que podían elegirse en el juego como personajes jugadores. Hoy toca hablar de las profesiones humanas disponibles, para aquellos que gustan de jugar con humanos en los juegos de fantasía.


Sacerdote.

Hombres y mujeres que adoran a la diosa maná y propagan su fe a cambio de los poderes divinos que ésta les ofrece. Un Jugador que interprete a un sacerdote deberá adorar a Maná y siempre tendrá seguir un código de conducta o perderá sus poderes. No tienen necesariamente que tener un templo, pueden ser peregrinos que propagan su fe.

Sacerdote, ilustración de Álvaro D-Lirio.


Nigromante.

Los nigromantes son hombres y mujeres que decidieron adorar a la diosa muerte, servirla en vida para obtener sus favores con la esperanza de que su muerte sea tardía. Son siniestros y su mayor objetivo es aumentar en conocimientos hacia la goecia y la necromancia.




Bárbaro.

Los bárbaros viven en aldeas construidas en los bosques, siempre a las afueras de las ciudades más civilizadas. Es muy común ver tribus bárbaras al sur de Mattugur y en el reino helado. Los Bárbaros odian y temen la magia, por lo tanto ningún bárbaro puede ser adorador de la diosa Maná. A los cinco años, los niños bárbaros empiezan su entrenamiento en combate y al cumplir los doce deben hacer “la prueba”. La prueba consiste en derrotar con sus manos desnudas a un Huargo adulto. Si salen victoriosos, se ganan el respeto de los suyos y se les considera guerreros, pero si fallan, su vida acaba. Las mujeres bárbaras son quienes mandan, ellas dan a luz a los guerreros y guerreras y por ello son respetadas y amadas. Los bárbaros son corpulentos y musculosos. Las mujeres son llamadas guerreras y son por igual en fuerza y valentía.




Mago.

Los magos son escasos debido a su poder. Pocos humanos son capaces de dominar la magia, pero unos pocos lo logran, convirtiéndose en poderosos hechiceros gracias a la bendición de la diosa maná y la aprobación del resto de dioses.

Un mago no es bueno en combate, ni precisamente habilidoso, pues ha pasado gran parte de su vida estudiando y entendiendo la magia. Los magos siempre van acompañados de su vademécum de magia, donde anotan todos sus conjuros. Los magos son veteranos, pues hacen falta muchos años de estudio para dominar la magia.




Ladrón mutante.

Cuando un niño humano nace con alguna deformidad es desterrado de su reino. Los padres tienen dos opciones según las leyes humanas, sacrificarlo pidiendo disculpas a los dioses por todo mal que han hecho y suplicando que el próximo venga sano o… desterrarlos. Cuando un bebé con malformaciones es desterrado, suele acabar en el gran desierto, dónde el príncipe de los ladrones le acoge y educa en el arte del bandidaje. El ladrón es un cazatesoros, experto en runas, pasajes secretos, trampas… hábiles y sigilosos como los gatos… sin olvidarnos de su habilidad de coger cosas sin ser vistos. Hay grandes ladrones respetados en el mundo, por sus hazañas, pero mayoritariamente son evitados y mirados con desconfianza tanto por su aspecto como por la vida que llevan.


Ladrón de Álvaro D-Lirio.

Bueno, antes de despedirme de vosotros queridos visitantes del rincón del rol, quiero adelantar que en la próxima entrada podréis disfrutar de la hoja de personaje... Atentos a la próxima entrada.

Saludos y buen fin de semana, que no falte rol.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada